lunes, 6 de julio de 2009

LA FELICIDAD TUMULTUOSA.

Hace algunos años, cuando leí El vagabundo inmóvil, de Michel Tournier, transcribí a una libreta de apuntes el siguiente texto:

“Amar a muchas personas, ninguna de los cuales nos colma, pero que juntas componen una felicidad plural, desordenada, tumultuosa, inquieta; una inquietud, es cierto, menos total y amenazadora que lo que inspira el amor a una sola persona. Esto es, quizás, la sabiduría. Poner el corazón en muchas cestas, reunirlas en una deliciosa complicidad cuyo centro sería yo. Una buena variante consistiría en estar enamorado en bloque de toda una familia, la más numerosa posible, y hacerme adoptar por ella”.

Foto: Parque El Retiro, Madrid. Foto: Lázaro Sarmiento. 07.07.08
ecoestadistica.com