domingo, 6 de septiembre de 2009

MESAS PARA VER LA VIDA PASAR.


Por: Lázaro Sarmiento


Me gustaría que La Habana tuviera mesitas al aire libre en un mayor número de avenidas y esquinas para sentarse a conversar, tomar líquidos o café o simplemente ver a la gente pasar. Es algo relacionado con la manera de ser de casi todos los cubanos, amantes de la calle, de la acera, de los grandes espacios, del diálogo espontáneo y de la mirada buscando lo público y el rostro - o el cuerpo- ajenos. Luego está el clima con tardes y noches calurosas en las que las paredes (y también las ropas) parecen sobrar. Además de las mesas, podrían colocarse bancos para descansar en las aceras de arterias populosas, no sólo para esperar el ómnibus sino como escenarios de ocio expectante.

Y uno de los primeros sitios donde yo pondría esas mesas sería en el Paseo del Prado, en el tramo comprendido entre las calles Monte e Industria. En este caso volverían las mesitas porque esta zona ya tuvo los famosos Aires Libres y las orquestas legendarias frente al Hotel Saratoga que mi generación no conoció. Lo aires que recuerdo emanaban de una atmósfera de venta de cerveza en tramos de las aceras del Prado y que la gente bautizó como "los paragüitas”, los cuales subsistieron, creo, hasta principios de la década de los noventas con algunas mesas cerca del cine Payret y un poco más allá.

El Prado pudiera tener mesitas como las que hay en la Taberna de la Muralla de la Plaza Vieja y en la Plaza de la Catedral. Tal vez con servicios más modestos que aquellos que se ofrecen en la profundidad del Centro Histórico pero iguales de agradables y bien recibidos, como las mesitas instaladas en el boulevard de San Rafael. Pensaba así, mientras hoy domingo recorría un tramo del Paseo del Prado y disfrutaba del estimulante y gratuito espectáculo de observar la vida pasar.




Postal de promoción del Hotel Saratoga, año. 1932. Abajo: Fachada actual del Saratoga, en Prado esquina a Dragones. Reconstruido en el año 2005 pertenece a la cadena Habaguanex.


Arriba, al inicio de la página: Paseo del Prado, frente al Parque Central. En este tramo hay mesitas en el Café del Louvre y en el portal del Hotel Telégrafo.

7 comentarios:

  1. Hoy estuve leyendo lo que escribiste sobre Rosita Fornes en febrero de 2008, gracias a un enlace del blog de Bernardo Dieguez y vine a la actualidad a con la intencion de decirte que en aquel tiempo estabas escribiendo mejor y resulta que me encuentro este post elegante, bien escrito y de una sutileza magnifica.

    ResponderEliminar
  2. Que maravilla La Habana. ¿Donde hay que firmar para apoyar lo de los cafés al aire libre?

    ResponderEliminar
  3. Eso de los bancos, mesas y sillas con cafe, te, refrescos o cualquier otra oferta seria magnifico, muy agradable serian entonces las vidas de las personas, y si se aprovecharan los trios, mimos etc, mejor, pero por que no se recupera ese habito, en manos de quien esta su retorno, por que ya no se hacen cosas agradables como estas. Interesante tu propuesta

    ResponderEliminar
  4. Hola!
    Estoy colgando en la web una blognovela: El fin del mundo. Si te apetece, me gustaría que le echases un vistazo y me dijeses qué te parece. Gracias.
    http://findestemundo.blogspot.com

    ResponderEliminar
  5. En el centro histórico y en otros sitios de La Habana tienen lugar diversas iniciativas de animación cultural, como teatro en la calle, grupos de danza, payasos y otros. Pero el Paseo del Prado necesita de activisades similares que le den esplendor a esta zona magnífica de la capital.

    ResponderEliminar
  6. Soy defensor de los árboles y bosques en la ciudad pero me pregunto ¿por qué no se podan los árboles? Algunos del Prado y el Parque Central no dejan apreciar el paisaje y han crecido desmedidamente. Podarlos es embellecerlos, no destruirlos.

    ResponderEliminar
  7. Comparto el comentario anterior y agregaria que deberian podar un poco los arboles de la Plaza de Armas, asi como esta es imposible apreciar la belleza arquitectonica del Palacio de los Capitanes Generales y el del Segundo Cabo. El que esté comentando esto 4 años despues del comentario anterior sirve para imaginarse como se ve ahora.

    ResponderEliminar

ecoestadistica.com