jueves, 30 de octubre de 2008

Drácula, marcianos y hombres misteriosos.

Por: Lázaro Sarmiento

La transmisión de La Guerra de los Mundos el 30 de octubre de 1938 desde la antena de la CBS en Nueva York vinculó para siempre el nombre de Orson Welles a la historia de la radio. Este artista dirigió y protagonizó numerosos programas de radio antes y después de la noche de aquel día en el que desató el pánico en la costa este de Estados Unidos.

La radio fue el medio en el cual Welles “forjó su personalidad artística mediante diversos recursos dramáticos perfectamente entramados con los escenarios y la pantalla.” Desde la adaptación de la obra Julio César, de Shakespeare, hasta The Black Museum, serie de intriga para la BBC, y un episodio sobre Sherlock Holmes en el que compartía el reparto con Ralph Richardson y John Gielgud a mediados de los cincuenta, Orson Wells se mantuvo fiel a los micrófonos de la radio no obstante su éxito profesional en el teatro y el cine. Ya desde sus primeros programas, utilizó el montaje paralelo que luego emplearía con eficacia en el séptimo arte.

Entre los títulos que Orson Wells adaptó para la radio figuran La vuelta al mundo en ochenta días, Drácula, El conde de Montecristo, Jane Eyre y La isla del tesoro.Además, interpretó con su excelente y poderosa voz a diversos personajes como el de Benito Juárez en la emisión radiofónica Thunder from the Hills, con guión de Arthur Miller.

El artículo de Esteve Riambau titulado El micrófono y la cámara: Orson Welles y la radio subraya lo siguiente:

“Ricos en contenido y en efectos sonoros, estos programas contaban además con partituras de Bernard Herrmann -compositor de Ciudadano Kane y de algunos de los mejores films de Alfred Hitchcock-, configurando así una textura sonora particularmente rica, casi tanto como la que se aprecia en la mayoría de los films de Welles. El futuro cineasta había ido modelando esos recursos desde su más tierna edad. Apenas adolescente, mientras estudiaba en la progresista Todd School empuñaba un micrófono para entretener a sus compañeros durante las horas de la comida. Poco después, con apenas veinte años, ya debutaba profesionalmente en las emisiones de March of Time. Noticias de actualidad dramatizadas con la ayuda de actores, estos programas incentivaban la impostación de la voz para imitar a diversos personajes célebres. Haile Selassie, el mariscal Hindenburg o el mismísimo general Franco fueron algunas de las personalidades a las que Welles prestó su voz, tal como después haría en el doblaje de algunos actores de sus films que ya no estaban disponibles cuando él los requería”.

Orson Wells fue también un hombre de radio.

Una amplia información sobre este tema puede consultarse en: http://www.kane3.es/radio/el-microfono-y-la-camara-orson-welles-y-la-radio.php
ecoestadistica.com