domingo, 30 de agosto de 2015

UNICOS


“Cuando hayamos desaparecido no habrá nadie como nosotros, pero, por supuesto, nunca hay nadie igual a otros. Cuando una persona muere, es imposible reemplazarla. Deja un agujero que no se puede llenar, porque el destino de cada ser humano —el destino genético y neural— es ser un individuo único, trazar su propio camino, vivir su propia vida, morir su propia muerte.” (De mi propia vida. Carta de despedida de  Oliver Sacks publicada en  The New York Times). El neurólogo y escritor británico Oliver Sacks acaba de  fallecer a los 82 años, a causa de un cáncer de hígado. 
ecoestadistica.com